5 consejos de salud para hacer el Camino de Santiago

5 consejos de salud para hacer el Camino de Santiago

¿Vas a hacer el Camino de Santiago? Entonces es oportuno que cuides tu salud, ya que aunque es un camino cada vez más adaptado a casi todas las personas; es cierto que debes de estar algo en forma.
De esta manera, si quieres realizar alguna de las etapas, o uno de los caminos entero, deberás ser consciente de que se trata de sobreesfuerzo en relación con la vida diaria del peregrino (si no eres un deportista profesional, o haces muchas horas de deporte diario)

Por eso, queremos dejarte los siguientes 5 consejos de salud para que puedas hacer el Camino de Santiago sin ningún temor:

1º Realiza un breve reconocimiento médico previo
No se trata de hacer cientos de pruebas, pero no estará de más hacerte un pequeño chequeo para estar seguro de que tu cuerpo no te fallará durante tu viaje. Además, de asegurar que el trayecto no será perjudicial para tu salud.

2º Cuida la alimentación
Haz un buen desayuno, equilibrado y abundante; que contenga fruta, cereales, pan… te ayudará a pasar mejor las primeras horas de la mañana. Que serán además seguramente en las que más kilómetros realices.
La comida debe ser ligera, de manera que puedas seguir andando después de ella y no te sientas demasiado pesado. Mientras que la cena será la comida más fuerte del día, las proteínas ayudarán a tus músculos a recuperar mejor.
Lleva algún snack para picar entre horas, a media mañana y de merienda: algo de chocolate, fruta, pan, caramelos, frutos secos… que te ofrecerán energía para los kilómetros que antes.
Por otra parte, son muy importantes los líquidos, no olvides llevar tu botella de agua y refrescarte cada poco tiempo. Más, si cabe en épocas de mayor calor, como la primavera  el verano.

3º Descanso
Si quieres cuidar tu salud durante el Camino de Santiago el descanso nocturno será fundamental, y también será importante tomarte pequeños momentos durante las etapas para sentarte y beber o comer algo. Coge energía que el día es muy largo.
Tampoco estará de más tomarte algún día de descanso entre etapa y etapa cuando se hacen muchas. Es decir, si vas a hacer un camino completo, tomarte algún día de descanso en medio te ayudará a cargar pilas.

4º No cargues demasiado
Una mochila de unos 40 litros de capacidad será ideal, y si tiene numerosos compartimentos más cómoda… Trata además de ordenar los elementos más pesados cerca de la espalda y los menos y más necesarios en los compartimentos externos.
Se suele decir que lo ideal será cargar no más del 10% de nuestro peso total, de lo contrario nuestra espalda, caderas y piernas podrían resentirse.

5º Un pequeño botiquín
Por último, pero no por ello menos importante, lleva contigo un pequeño botiquín a modo de primeros auxilios. Unas tiritas, unas aspirinas, productos para el cuidado de los pies, etc.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone