Blog

La Credencial. Haz el Camino y demuéstralo.

Una vez que hemos decidido iniciar el largo Camino hasta Santiago, es lógico querer demostrar que hemos logrado tal hazaña y solicitar el documento que permite probarlo: la Compostela. También será útil para poder aspirar a un puesto en los albergues que ofrecen hospitalidad cristiana a lo largo del Camino. La forma establecida de hacerlo es la Credencial, un documento que podremos sellar en albergues, bares, restaurantes, iglesias, oficinas de correo… incluso bancos o comisarías de policía; cualquier sello es válido, siempre que identifique un lugar conocido a lo largo del Camino.

Compostela
El nuevo modelo de la Compostela, el certificado para el peregrino.

El peregrino debe conseguir la Credencial antes de comenzar la peregrinación. Se puede conseguir en casi cualquier iglesia católica cercana, o en otros lugares que encontrará fácilmente una vez en el punto de partida: albergues, oficinas del peregrino y oficinas de turismo… También se puede conseguir a través de las Cofradías del Apóstol Santiago y de las Asociaciones de Amigos del Camino en todo el mundo.

La credencial oficial está impresa en cartulina y está doblada en forma de acordeón en dieciséis páginas. La primera página funciona como carta de presentación, y deberá rellenarse en la asociación distribuidora con los datos del peregrino. Hay también en la parte de arriba un espacio destinado al sello de la entidad que entregó la credencial; en la parte de abajo de la misma página, se pondrá la fecha y el sello de la Catedral una vez cumplida la peregrinación.

La segunda página contiene instrucciones para el uso de la Credencial. En ella se dice:

«Consideraciones necesarias:

Esta credencial es sólo para los peregrinos a pie, bicicleta o a caballo, que desean hacer la peregrinación con sentido cristiano, aunque sólo sea en actitud de búsqueda. La credencial tiene el objetivo de identificar al peregrino; por eso la institución que le presenta deberá ser una parroquia, cofradía, diócesis, asociación de Amigos del Camino de Santiago, o cualquier institución cristiana relacionada con la peregrinación. La credencial no genera derechos al peregrino. Tiene dos finalidades prácticas: 1) el acceso a los albergues que ofrece la hospitalidad cristiana del camino, 2) servir como certificación de paso para solicitar la “Compostela” en la Catedral de Santiago, que es la certificación de haber realizado la peregrinación.

La “Compostela” se concede sólo a quien hace la peregrinación con sentido cristiano: devotionis affectu, voti vel pietatis causa (motivada por la devoción, el voto o la piedad) Y además se concede sólo a quien hace la peregrinación hasta la llegar a la Tumba del Apóstol, realizando íntegramente, al menos los 100 últimos kilómetros a pie o a caballo, los últimos 200 Km en bicicleta o 100 millas náuticas y últimos Km a pie.

La credencial del peregrino, por tanto, sólo puede expedirla la Iglesia a través de sus instituciones (Obispado, Parroquia, Cofradía, etc. o, en todo caso, a través de instituciones que estén autorizadas por la Iglesia). Sólo así podrá concederse la “Compostela” en la S. A. M. I. Catedral de Santiago (Jornadas sobre el Año Santo: noviembre 1993).

Los albergues que carecen de subvenciones deberían mantenerse, dentro de su austeridad, con la colaboración de los peregrinos (limpieza, cuidado de las instalaciones, facilitar el descanso, ayuda económica…).

A los grupos organizados con coche de apoyo o en bicicleta, se ruega que busquen alojamiento alternativo distinto de los refugios de peregrinos.»

Las páginas restantes contienen casillas para colocar los sellos que coleccionará el peregrino a lo largo de la ruta. Los sellos se colocan habitualmente en los lugares donde los peregrinos se alojan, como albergues, pero también en parroquias, monasterios, catedrales, hostales, ayuntamientos y muchos otros lugares.

Finalmente, el reverso de la Credencial muestra una serie de mapas de los Caminos a Santiago, y otra página con una bendición tomada del Code Calixtinus, escrita en el siglo XII.

certificado_distancia
El nuevo certificado de distancia.

Diferentes credenciales han sido publicadas durante años por distintas entidades, siempre con la licencia de la Archidiócesis de Santiago. Durante décadas, más de 25 modelos de Credencial publicadas por Asociaciones de Amigos del Camino en España y otros lugares han sido consideradas válidas, y entregadas a los peregrinos a cambio de una pequeña contribución. Pero esta situación ha llegado al final este año. Las autoridades del Camino han pretendido durante muchos años unificar el sistema de credenciales, y el Cabildo de la Catedral dio un paso definitivo a través de esta nota, publicada en noviembre de 2015:

“Tras un amplio diálogo con muchas de las entidades que emiten Credenciales, y a petición de varias de ellas, se hace necesario abordar un asunto que está perjudicando seriamente la imagen del Camino y de la Peregrinación.

En la actualidad recibimos más de 25 modelos de credencial, con precios que van desde la gratuidad hasta los veinte euros en algunos casos. Se ha intentado venderlas, incluso, a través de internet. La acogida pastoral, la atención esmerada, y la gratuidad deben ser los objetivos fundamentales de nuestra presencia en el Camino y en la meta de la Peregrinación.

La Catedral de Santiago tiene registrada su propia credencial que debe ser considerada la única válida y cuyo precio, para el peregrino, no podrá sobrepasar los 2 euros. La gestión de la credencial no puede realizarse con criterios ni comerciales ni de lucro; los rendimientos que de ello pudieran derivarse, necesariamente limitados con el modelo que se establece, deberán redundar siempre en favor del mejor servicio y atención a los peregrinos.

Con el objeto de evitar perjuicios a todas aquellas entidades que están expidiendo credenciales se les concede una moratoria para que puedan utilizar las mismas: hasta el primero de abril de 2016. A partir de esa fecha sólo se admitirán para expedir la «Compostela», las credenciales oficiales de la Oficina de Acogida al Peregrino.”

Así que conviene tomar nota: a partir del 1 de abril de este año, el único modelo de Credencial válido para solicitar la Compostela es el publicado por la misma Catedral.